Regreso a Chiloé

Allí, quieta, sin vida, encajonado su cuerpo, la Rosa ya no era la misma. No estaban el delantal, el mate, sus cuentos, ni su perfecta mezcla de rudeza y ternura. Pero sí cuatro cirios que amparaban su ataúd, junto a un infinito y persistente rezo gutural invocando a la Virgen María.

Quiso revivirla. Ser nuevamente su niñito. Arrinconarla con el beso más grande del mundo que nunca le dio.

Pero no, esa no era su Rosa. La suya había vuelto a Chiloé, y ahora, allá muy lejos, era parte de las historias que ella misma le contaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s