Soledad

El agua corrió tibia sobre su piel un instante eterno. Bajo el chorro, lamentó cada gota. Al cerrar la llave, respiró profundo, hasta el alma. Pensó en la soledad, en la condena de purgar en el vacío el pecado de ser nada en el todo.

Sintió el gatillo, la caricia del metal en la sien. Dedicó el último pensamiento al sonido del disparo que estremeció el departamento, pero que nadie escuchó. Ni él.

Un comentario sobre “Soledad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s